QUIROMASAJE, TÉCNICA NATURAL

https://www.quiromaster.com/curso-quiromasaje-quirotemamaster/

Los distintos modos de masaje manual son una forma eficaz y natural de cuidar la salud y la belleza del cuerpo en conjunto. El quiromasaje en general es, además, una de las prácticas terapéuticas más antiguas en el tratamiento de diversas y numerosas dolencias. Aunque en la sociedad occidental cae en desuso durante varias centurias, el siglo XIX le devuelve el protagonismo y su actual vigencia.

Alternativa natural

El quiromasaje es una técnica que actúa directamente sobre el sistema muscular al objeto de recuperar su tono y aliviar molestias y dolores. Exento de cualquier aparatología, su principal caraterística es la de su base natural. We trata de utilizar la energia de las manos en favor de un óptimo funcionamiento del organismo.

CUIDADO Y BIENESTAR

Se trata de una de las técnicas más veteranas en el tratamiento de enfermedades y dolencias del cuerpo. El masaje manual se encuentra ya referenciado en culturas como la egipcia y, posteriormente, en el mundo clásico.

Aunque, durante varias centurias, cae en desuso por parte de la sociedad occidental, sobre todo en la Edad Media, con el siglo XIX y la transformación cultural europea, resurge con gran fuerza. De hecho el masaje manual o quiromasaje, es una de las modalidades que más aceptación tiene hoy en día, por ejemplo, en el tratamiento en cabina para optimizar la belleza del cuerpo y de la epidermis.

MÚLTIPLES BENEFICIOS

El quiromasaje es también una de las herramientas básicas en el trabajo de los fisioterapeutas. En concreto, éste se basa en el intercambio de energías entre las manos de quien lo realiza y la persona que lo recibe. En virtud de este intercambio, los efectos no se limitan tan sólo a la estética, tonificación de la piel, etc. También se logra una sensación de bienestar físico y psíquico que lo convierten en una importante medida preventiva, muy eficaz y por completo natural. Cuando se realiza un masaje manual, los sistemas corporales que más beneficio obtienen son el venoso y el linfático, ambos fundamentales para el organismo. En cualquier caso, se trabajan normalmente en conjunto, lo que supone efectos considerables en tratamientos anticelulíticos, adelgazantes, contra las arrugas y el estrés. La acción en el sistema venoso hace que la circulación sanguínea se active. Ello se traduce, a su vez, en una mejor nutrición y oxigenación de los tejidos, lo cual, igualmente, repercute en el aspecto externo de la epidermis, sobre todo en lo referido al rejuvenecimiento cutáneo.

Por su parte, el drenaje del sistema linfático estimula a la linfa, contribuyendo a eliminar sustancias de desecho. Algo, igualmente muy aconsejado a la hora de reducir las grasas acumuladas y eliminar la combatida piel de naranja.

EL TONO MUSCULAR

La lista de virtudes no acaba ahí. Con el quiromasaje, en concreto, se alivian de forma notable las tensiones musculares, al tiempo que se ejerce una acción reafirmante de los músculos. Simultáneamente, ase actúa sobre otro sistema delicado y prioritario, el nervioso, evitando posibles contracturas y proporcionando el relax general. Está asimismo demostrado que los masajes activan el metabolismo, cuestión conveniente cuando se trata de perder algunos kilos.

Como es lógico, cada masaje o tipo de maniobra manual es distinta según el fin que se persiga. Depende del sistema que se quiera optimizar o del tejido en el que se pretenda ejercer la acción. en este sentido, se habla profesionalmente de pases con las manos, vaciamientos, diversos amasamientos, palmadas, cachetes, pellizcos, picoteos, toces, fricciones, presiones, estiramientos y otras muchas técnicas que pueden ser combinadas en una misma sesión. El sentido de los movimientos también se diferenciará según qué se esté trabajando. Si lo que se quiere es mejorar el riego, se habrá de respetar siempre la dirección de los vasos sanguíneos, o sea, el movimiento seguirá siempre la trayectoria hacia el corazón.

Cualquier persona puede beneficiarse de las ventajas de esta ciencia. Sólamente en casos contados o de caracter excepcional, existen algunas contraindicaciones totales o absolutas: tumores, cáncer, alteraciones dermatológicas de etiología contagiosa y cualquier fractura. Tampoco se practica nunca si hay infeciones o se sufre alguna clase de proceso hemorrágico.