Emasaje Tailandés es una de las antiguas artes de sanación de la medicina tradicional tailandesa. Hunde sus raíces en épocas muy remotas. Este arte se ha venido practicando, en la forma que actualmente se practica, durante al menos mil años.

La historia de Tailandia describe cómo el pueblo tailandés tuvo sus orígenes cerca de la frontera de la actual China (en Wuming, dentro de la provincia china de Guangxi), y cómo durante el siglo primero de nuestra era, emigró hacia el sur, cruzando el río Mekong, para asentarse finalmente en el sudeste asiático.

La tradición popular le atribuye a Jivaka Kumar Bhaccha ser el fundador del masaje tailandés. La leyenda-historia cuenta que lo creó  éste doctor originario del norte de la India, contemporáneo de Buda y médico personal del Rey Magadha Bimbisara.

Jivaka Kumar Bhaccha (conocido como el Dr. Shivago Komarpaj), era un amigo cercano de Buda y médico del Sangha, la orden de monjes y monjas budistas.

No sólo inspiró el arte del masaje, sino que transmitió su “conocimiento original” sobre hierbas y minerales medicinales. Actualmente, aún es posible encontrar la medicina ayurvédica india en Tailandia, incluyendo tratamientos herbales, masajes y baños de vapor. Se le honra con el título de “Padre de la medicina tradicional tailandesa”. Se le honra con el título de “Padre de la medicina tradicional tailandesa”. De hecho, antes de la realización de un masaje, el/la terapeuta siempre ofrece una oración en honor y conmemoración suya: “Om namo Jivakakomaraphatjo Phuchaya”.

La historia del masaje tailandés, al igual que el de la medicina tradicional tailandesa, se complica por el hecho de que algunas fuentes históricas proceden de años anteriores de la década de 1800. También, debido tanto a la destrucción intencional por los ejércitos invasores, como a los efectos dañinos del clima tropical sobre materiales perecederos en los que se hallaban registrados los conocimientos. Por ello, en Tailandia, los textos médicos de la época pre-moderna son virtualmente inexistentes.