La reflexología podal es una terapia que nos puede ayudar en diferentes síntomas y dolencias, tanto para prevenirlas como para conseguir un equilibrio físico y mental. Estos son algunos de los beneficios de la reflexología podal que podemos obtener :

  • Produce un efecto relajante que ayuda a eliminar el estrés y facilita la relajación física y mental.
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática.
  • Potencia el sistema inmunológico y el potencial de auto curación del cuerpo.
  • Regula el funcionamiento de los órganos de cuerpo.
  • Equilibra y restituye los niveles de energía.
  • Ayuda a la eliminación de toxinas.
  • Tiene efectos como terapia preventiva.
  • Posee un efecto antiálgico (alivia el dolor)
  • No está contraindicada en adolescentes, niños, embarazadas y ancianos.
  • Estimula la creatividad, eleva el nivel de vitalidad y mejora el humor.

Contraindicaciones de la reflexología podal

Aunque en principio esta terapia no tiene contraindicaciones hay casos en que se considera contraproducente su aplicación o al menos  se recomienda no realizarla. Son los siguientes:

  • Si el paciente padece de hongos (también pueden ser contagiados al terapeuta)
  • En caso de heridas en los pies.
  • Padecer flebitis o tromboflebitis.
  • Con fiebre mayor de 39º.
  • En caso de cirugía urgente.
  • Personas que hayan sufrido anginas de pecho o infartos de miocardio.

Algunos efectos secundarios

Estos efectos pueden ser considerados adversos por quien nunca hubiera recibido un masaje de reflexología podal. Pero casi todos son debidos a la eliminación de toxinas acumuladas en el organismo y no todo el mundo los sufre. Son los siguientes:

  • Heces y orina malolientes y de color oscuro.
  • Cansancio generalizado al siguiente día.
  • Tos, estornudos o mucosidad.
  • Se acentúa la transpiración.
  • Sed o hambre anormales.